10 motivos para empezar a correr.

10 motivos para empezar a correr.

Aunque seguro que hay muchos más, se nos ocurren los diez siguientes motivos, razones o llamémosle como queramos a esos impulsos que nos hacen empezar a correr. Podemos estar de acuerdo en el orden o no. Pero seguro que todas ellas se nos han pasado por la mente a los runners.

Quiero tener una vida más saludable.

Se habla tanto en la actualidad acerca de los beneficios del ejercicio físico, de la alimentación sana y de determinados hábitos para mejorar nuestra salud, que de alguna manera nos vemos inmersos en esa necesidad de hacer algo que como correr, o practicar running como decimos entre nosotros, nos mejore la salud. De la noche a la mañana nos vemos inmersos en algo que además de saludable, no aporta una serie de valores muy importantes como la constancia y el afán de superación.

Los beneficios obtenidos por la práctica del running son muy numerosos, pero podemos destacar algunos de los más importantes. Correr mejora la circulación sanguínea, refuerza y tonifica nuestra musculatura, evita la obesidad, reduce el estrés y la ansiedad, nos proporciona un descanso más gratificante y nos ayuda a mantener nuestro peso ideal.

No necesito una gran inversión.

El running es algo que podemos practicar en cualquier sitio al aire libre, no necesitamos pagar cuotas para irnos al parque a correr o dar unas vueltas por nuestro barrio. Incluso una buena equipación para practicar running, está al alcance de todos. Solo necesitas ropa cómoda y transpirable y unas zapatillas de running que se adapten a tu forma de correr.

Me ayudará a mantener la línea.

No es solo una cuestión de estética. Correr habitualmente y de forma racional es muy beneficioso para la salud, evitando el sobrepeso. Pero verme bien al espejo, también me motiva mucho!!!!!

Es un deporte natural.

Pues sí. Nadie nos dice de niños que tenemos que correr. Pero tras haber dado los primeros pasos y sin tan siquiera habernos afianzado en la actividad de andar, nos echamos a correr. Después será un elemento de confrontación con los compañeros de colegio. A ver quién es más rápido, a ver quién llega el primero.

Me ayuda a socializar.

Al igual que otras actividades sociales como pasear al perro o acudir a determinados lugares de ocio, el practicar running es una forma de socializar. Puedes salir a correr acompañado o solo, pero siempre encuentras a alguien que comparte tu afición en el vecindario o en tu centro de trabajo y terminas quedando para salir a correr juntos. Fomenta las relaciones personales, la camaradería y la amistad.

¿Nos estamos sentados o nos echamos a correr?

Conocer nuevos entornos.

El trabajo, los estudios, la familia y todo lo demás que nos envuelve, a veces nos hace llevar una vida monótona. Recorremos el mismo camino cada día para nuestras actividades, vemos los mismos lugares, nos cruzamos con las mismas personas.

Te pones las zapatillas de running y te pones a correr. Ese entorno se hace pequeño, las distancias se acortan y te encuentras en lugares que hace tiempo no visitabas. Ese parque, aquellos jardines o las largas avenidas son tu territorio y de repente descubre lugares nuevos o te parecen diferentes según cambia la estación del año.

Y si eres de los que dejas atrás el asfalto para adentrarte en caminos, senderos o montañas, seguro que cada día es diferente para tus ojos. Eres un afortunado runner.

Tener tiempo para mí.

Ese tiempo, que cuando llego a casa ya no puedo emplear para mis aficiones. Pero mientras corro aprovecho para pensar en cosas agradables, en llegar un poco más lejos que ayer, en que me encuentro físicamente más fuerte y mi cuerpo se mueve más ligero. Mientras escucho mi música especial, mi programa de radio favorito o mi audio libro. No se me ocurre otra forma de hacer dos cosas que me gustan a la vez.

Otra forma de ver la vida.

Te deshaces de cargas emocionales, eliminas adrenalina, aprendes a tomar decisiones más meditadas, olvidas esos temas recurrentes de tu vida diaria y los dejas para otro momento. Ahora no toca. Ahora toca correr, disfrutar, respirar.

Un medio de locomoción recuperado

Con la civilización y los avances tecnológicos, nos hemos olvidado de que hay otras formas de llegar a muchos lugares sin el uso de vehículos. Ya no supone un mayor bienestar el ir a cualquier sitio en coche. Cojo la bicicleta, los patines o me pongo mis zapatillas de running. Paseando o corriendo se puede ir a muchas partes. Un proyecto estupendo para los fines de semana, las vacaciones o cualquier día. El recorrido, la distancia y la intensidad, solo lo marcas tú.

Proponerme una meta.

Quién no se ha encontrado en algún momento de su vida con la sensación de que su vida había llegado un momento de monotonía total? Tendría que proponerme una meta!!! Nos suena, verdad?

Pues muchos nos lo planteamos y queremos una meta que nos sea accesible, fácil, agradable, gratificante, competitiva. Algo que me permita aprender y desarrollar cuerpo y mente. Y elegimos salir a correr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *